martes, 21 de abril de 2015

Meditaciones 21 de Abril


21 de Abril, La meditación para las Mujeres que aman demasiado, Robin Norwood:
Lo que les proporciona a nuestras hijas las lecciones más formativas acerca de lo que significa ser mujer no es lo que les decimos, sino lo que sentimos y hacemos. Aunque nuestra recuperación de la adicción a relaciones afectivas no garantice que nuestras hijas no repitan nuestro esquema, aún sigue siendo la más fiable seguridad de que no lo hagan.
Es más, el más valioso presente que una madre adicta puede hacerle a su hija es su propia recuperación
¿No es consuelo pensar que cuanto mejor nos cuidemos a nosotras mismas, más oportunidades generaremos para que quienes nos rodean accedan a la verdadera salud?
Martin Parr
21 de abril
Meditaciones para mujeres que hacen demasiado, Anne Wilson Schaef
Conciencia de sí misma
Hasta que se cuenta nuestra propia historia perdida, ninguna otra cosa que se diga puede bastarnos: continuaremos en silencio deseándola con vehemencia.
Laura Riding
Probablemente, el viaje más importante que podamos emprender es el viaje interior. Hasta que sepamos quiénes somos, ¿cómo sería posible ofrecer lo que tenemos?
Cada una de nosotras es una combinación única de herencia y de experiencias. Nadie puede ofrecernos lo que nosotras tenemos que ofrecer. Sin embargo, si no tenemos la conciencia de nosotras mismas para hacernos responsables de nuestra singularidad, nunca podremos aportar nuestra contribución.
Uno de los efectos más desastrosos de nuestra enfermedad es que nunca tenemos realmente el tiempo para hacer el proceso de toma de conciencia, y después, cuando lo hacemos, estamos demasiado exhaustas para preocuparnos de él.

Necesito conocer mi historia... toda ella.
21 de Abril, Meditación Diaria para Mujeres, libro: Cada día un nuevo comienzo:
Mirar hacia atrás durante un momento sirve para refrescar la vista, para restaurarla y ajustarla mejor a su función principal que es la de mirar hacia adelante.
Margaret Fiarles Barber
 Si contemplamos el último mes, último año o el periodo previo a nuestra incorporación a este programa, nos daremos cuenta de que han ocurrido muchos cambios positivos en nuestro camino. Pero no debemos cantar victoria ni dar los cambios por sentados, pues ni siquiera por confusión del presente, creyendo que durará para siempre, olvidando que la confusión de ayer nos enseño muchas cosas que debíamos aprender.
Para la mayoría de nosotras el pasado estuvo repleto de dolor. Pero ahora tenemos esperanza. Hemos ido ganando terrero en la vida. Quizás estemos recuperando el favor de nuestra familia. Quizás hayamos reparado algunas relaciones dañadas. Estamos de nuevo en marcha y nos están ocurriendo experiencias positivas. Sin embargo, no estamos libres de dificultades, aunque éstas ya no tienen por qué deprimirnos. Nuestra mirada hacia atrás nos enseña que esto también pasará y nos garantiza que avanzaremos, como lo hemos hecho una y otra vez. Todo lo que necesitamos es fe.
 Tomaré este momento para recordar el año pasado a mi último exceso. Puedo estar tranquila, pues estoy avanzando y continuaré haciéndolo.
21 de Abril, El lenguaje del adiós de Melody Beattie
Espera
Espera. Si no es tiempo, si el cambio no está claro, si la respuesta o la decisión no son consistentes, espera.
Podemos sentir una sensación de urgencia. Podemos querer resolver el asunto haciendo algo, lo que sea, ahora, pero esa acción no es la que mejor nos conviene.
Es difícil vivir con confusión o con problemas no resueltos. Es más fácil resolver las cosas. Pero tomar una decisión demasiado pronto, hacer algo antes de tiempo, significa que tal vez tengamos que volver atrás y hacerlo todo de nuevo.
Si no es tiempo, espera. Si el camino no está claro, no te precipites. Si la respuesta o la decisión parecen turbias, espera.
En esta nueva forma de vivir hay una Fuerza que guía. Nunca tenemos que movernos demasiado pronto ni movernos fuera de la armonía.
Esperar es una acción, una acción positiva, llena de fuerza. A menudo, esperar es una acción a la que Dios nos ha guiado, una acción que tiene tanto poder como la decisión, y más poder que una decisión urgente, forzada, a destiempo.
No tenemos por qué presionarnos insistiendo en saber o en hacer algo antes de tiempo. Cuando sea tiempo, lo sabremos. Llegaremos a este tiempo en forma natural y armoniosa. Tendremos paz y consistencia.
Nos sentiremos con un poder que no sentimos hoy. Lidia con el pánico, con la urgencia, con el miedo; no dejes que ellos te controlen o te dicten decisiones. Esperar no es fácil. No es divertido. Pero frecuentemente es necesario esperar para lograr lo que queremos. No es un tiempo muerto; no es tiempo desperdiciado. La respuesta vendrá. El poder vendrá. El tiempo llegará. Y será a tiempo.
Hoy esperaré si la espera es la acción que necesito para poder cuidarme a mí mismo. Sabré que estoy emprendiendo una acción positiva, llena de fuerza, esperando hasta que sea tiempo. Dios mío, ayúdame a dejar ir el miedo, la urgencia y el pánico. Ayúdame a aprender el arte de esperar hasta que sea tiempo. Ayúdame a conocer el tiempo.