viernes, 28 de agosto de 2015

Meditaciones 28 de Agosto

Octavo Paso
"Hicimos una lista de aquellas personas a quienes habíamos hecho daño
 y estuvimos dispuestos a enmendarlo"
Sentí el perdón hacia otros después de darme cuenta de mi parte en las dificultades de mis relaciones. Quería sentir la paz y la serenidad descritas en las Promesas.
 Reflexiones Diarias A.A
Misha Gordin
28 de Agosto, La meditación para las Mujeres que aman demasiado, Robin Norwood:
Nuestra alma ha elegido esta vida para que aprendas la lección que sólo aprenderás a través del trabajo de perdonar.           
28 de agosto
Meditaciones para mujeres que hacen demasiado, Anne Wilson Shaef
Humor/Relaciones
Cuando ves con lo que se casan algunas mujeres, te das cuenta de cuánto deben odiar trabajar para vivir.
Helen Rowland
¡Vaya broma! Algunas de nosotras pensábamos que si nos casábamos con el hombre adecuado, o encontrábamos la pareja ideal, no tendríamos que trabajar. ¿Pero hemos considerado alguna vez cuánto trabajo supone estar casada con alguien para no tener que trabajar?
¿Hemos pensado alguna vez cuánto trabajo supone no hacer nuestro trabajo?
¡Qué tentador es vender nuestras almas por lo que pensamos que es un buen precio! Las mujeres hemos estado demasiado dispuestas a ser objetos... a hacernos objetos sexuales y a hacer de los hombres (o de otras mujeres) objetos de matrimonio. Al hacerlo, hemos perdido las posibilidades de relaciones verdaderas. No es posible relacionarse con un objeto.
Recuerda, una tiene que actuar para obtener el precio.
Pero hay que ser para relacionarse.
28 de Agosto, Meditación Diaria para Mujeres, libro: Cada día un nuevo comienzo:
Hay sonidos asociados con las estaciones. Hay sonidos asociados con lugares y hay sonidos asociados con todos los momentos de nuestra vida
Alison Wyrley Birch
La vida es rica y plena. Tu vida. Mi vida, Aún cuando el día parezca insípido o vacío, contiene riquezas que escapan a nuestra atención. Vemos sólo lo que decidimos ver. Y también escuchamos en forma selectiva. Nuestros prejuicios nos impiden percibir todos los efectos de cualquier experiencia. En ocasiones sólo escuchamos el batir de la rutina.
Sin embargo, cuanto más crece nuestra fe en el programa y en un Dios amoroso, más se aclaran nuestras percepciones. Somos más conscientes de los sucesos del día, comprendemos mejor nuestro desarrollo y percibimos claramente la función de los demás en nuestra vida.
Podemos considerar a la existencia como un concierto que trasciende nuestra corta visión, y podemos apreciar la gran variedad de personas y de situaciones que están dirigidas hacia el mismo fin. Cuanto más armonicemos con la actividad espiritual que nos rodea, mayor será nuestra capacidad de desempeñar nuestro papel de un modo armónico.
Escucharé la música del día de hoy.
Me pondré a tono y seguiré el ritmo.
Soy necesaria para la belleza del corazón
28 de Agosto, El lenguaje del adiós de Melody Beattie
Di Gracias por lo cotidiano
No pases por alto la maravilla de lo cotidiano.
Lo extraordinario, lo sorprendente, lo fenomenal es lo que se ensalza diariamente, ya sea en las películas, en las noticias o en la televisión. Nos hacemos adictos al drama. Las únicas cosas que captan nuestra atención son las monumentales, las catastróficas, los acontecimientos que te sobrecogen Echa una mirada de cerca de tu vida, a tu mundo cotidiano y a las personas y actividades que lo componen. Si de repente te lo quitaran, ¿qué echarías de menos? ¿Qué vistas, qué sonidos, qué olores? ¿Echarías de menos la vista desde la ventana de tu cocina? Si nunca más volvieras a ver esa panorámica, ¿te acordarías con nostálgica reminiscencia de ella, que era, y cuánto te confortaba en tu día a día esa vista familiar?
¿Qué me dices de esos juguetes que están esparcidos por todas partes, o del bebé que esta llorando porque tiene hambre o esta húmedo? ¿Qué me dices de los sonidos de la ciudad en la que vives, cuando empiezan a surgir cada mañana? ¿ O del aroma del cuerpo de un pequeñín, después del baño? ¿O de lo aterido que llega después de jugar en la nieve?
¿Qué me dices de la forma como se sonríe tu compañero? ¿O de esa tontería que suele decir siempre y que no tiene ninguna gracia, pero que él cree que sí y por eso tú te ríes?
Mira de cerca lo cotidiano que hay en tu vida. Al mostrar gratitud por ello, no te olvides de expresar también agradecimiento limpio y puro por la belleza que tiene lo cotidiano , dándolo por conocido. El sol sale y se pone; las estaciones llegan y se van; pero nos olvidamos de lo bello y sensacional que en realidad, es lo familiar.

Dios gracias por cada detalle de mi mundo cotidiano.