martes, 21 de octubre de 2014

Meditaciones 21 de Octubre

21 de Octubre, La meditación para las Mujeres que aman demasiado, Robin Norwood:
Una vez que han terminado todas las estratagemas, las discusiones, las amenazas, las peleas y las argucias, tal vez descubras que queda muy poco que decir. Esto se debe a que durante todo el tiempo que duró la relación, estuviste junto al hombre que podría, debía y llegaría a ser –con tu ayuda- en lugar de estar junto al hombre que realmente era.
 Mickael Delalande

Décimo Paso
“Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocamos lo admitimos rápidamente”
Puede ser muy confuso saber cuándo nos equivocamos, especialmente si estamos en medio de un conflicto. Cuando nuestras emociones están exaltadas, quizás no podamos vernos honestamente. Sólo podemos ver nuestros deseos y necesidades inmediatos. En momentos así, quizás nuestro padrino o madrina nos sugiera que hagamos un inventario de un determinado aspecto de nuestra vida, para que podamos ver que papel tuvimos.
Libro Funciona Cómo y Por Qué


21 de octubre
Meditaciones para mujeres que hacen demasiado, Anne Wilson Schaef
Miedo
Cuando esperamos en silencio ese lujo final de la ausencia de miedo, el peso del silencio nos conmociona.
Aüdre Lorde
Nuestro silencio sobre las cuestiones que más nos interesan resuenan con estruendo en nuestras cabezas y en nuestros cuerpos como el galopar de una manada de búfalos. Los cañones de nuestro ser interno resuenan con nuestras ideas y percepciones no expresadas.
Nuestro miedo confina a nuestras almas en los holocaustos diarios de una existencia silenciosa. Nuestro miedo es real, palpable. Podemos sentirlo. Tenemos que aprender a respetarlo y a movernos a través de él. No podemos negarlo, y no podemos esperar «ese lujo final de la ausencia de miedo». Quedarnos estancadas en nuestro miedo es arrastrarlo hasta ese silencio estremecedor que devora nuestra alma. Ninguna mujer debe hablar cuando no está preparada. Debemos respetarnos unas a otras en nuestro silencio. Cuando enfrentamos nuestros miedos, quizá podemos oír sus voces.
Mi miedo es real. Lo respetaré. No tengo por qué ser controlada por él.

 21 de Octubre, Meditación Diaria para Mujeres, libro: Cada día un nuevo comienzo:
La potencia del impulso determina la fuerza necesaria para anularlo.
Mary Jane Sherfey
Todas luchamos por tener éxito. Y cada día de nuestra vida afrontaremos adversidades, grandes y pequeñas, que bien, pueden interferir en nuestro triunfo. Sin embargo, éstas no tienen por qué impedirnos progresar, ya que si las consideramos como oportunidades de crecimiento, nos fortalecen.
Para muchas de nosotras la capacidad de manejar la adversidad es un fenómeno muy reciente. Y no siempre podemos ejercerla fácilmente y con seguridad. Pero estamos llegando a creer que un poder mayor que nosotras está a nuestro alcance y que nos dará toda la fortaleza que necesitemos. El hecho de saber que siempre es posible actuar y que nunca es necesario aceptar pasivamente ninguna situación es un don incondicional que obtenemos viviendo de acuerdo con el progreso de los Doce Pasos.
La seguridad acerca del camino que nos espera es proporcional al compromiso que establezcamos, a nuestra confianza en la fortaleza del programa y a nuestra fe en que todo marcha bien, incluso en tiempos difíciles. Nadie nos dijo que nuestro nuevo modo de vida sería siempre fácil. Pero se nos ha prometido que si avanzamos permitiendo que Dios nos dirija, llegaremos a nuestro destino.
El éxito está a mi alcance.
Aplicaré lo que he aprendido y triunfaré.
21 de Octubre, El lenguaje del adiós de Melody Beattie
Responsabilidad económica
“Cuando empecé la recuperación de mi dependencia química, tuve que enfrentarme a mis líos de dinero sobria y fría como una piedra, y realmente tenía un buen lío”, dijo una mujer. “Al principio no era capaz de ganar mucho, y era importante para mí reparar daños. Tenía cuentas vencidas de años anteriores. Necesitaba tratar de estar al día en los pagos de mis cuentas nuevas. Tenía mucho más dinero antes de volverme sobria. Pero a su tiempo, lenta, gradualmente, mi situación económica se despejó. Restauré mi crédito. Tenía una cuenta de cheques. Tenía un poco de dinero en el banco”
“Luego me casé con un alcohólico y empecé a enterarme de mi codependencia, por el camino difícil. Me perdí a mí misma, mis sentimientos, mi cordura y todo el progreso que había logrado en mis asuntos financieros. Mi esposo y yo abrimos una cuenta de cheques juntos y él se sobregiró con los cheques hasta que perdí el derecho a tener una cuenta de cheques. Le permití que hiciera cargos y cargos en mi tarjeta de crédito hasta que me la echó por tierra.”
“Pedíamos uno y otro préstamo para mantener a flote nuestro barco que se hundía, y le pedimos mucho dinero prestado a mis padres”, dijo ella. Para la época en que empecé mi recuperación de la codependencia, estaba enfrentando otra vez un verdadero lío financiero. Estaba furiosa, pero ya no importaba quién había hecho qué cosa. Tenía algunos asuntos financieros serios que enfrentar si es que esa parte de mi vida alguna vez iba a volverse gobernable de nuevo.”
“Lentamente –muy lentamente- empecé a salir de mi lío. ¡Parecía imposible! Ni siquiera quería enfrentarlo, me sentía tan abrumada y desesperanzada. Pero lo hice. Y cada día hice lo mejor que pude para ser responsable de mí misma.”
 “Una decisión que tomé fue separarme y protegerme financieramente de mi esposo, lo mejor que pude, antes y después de divorciarnos. La otra decisión que tomé fue afrontar los aspectos financieros de mi vida y empezar a reconstruirlos”.
“Fue difícil. Debíamos cincuenta mil dólares y mi capacidad para obtener ingresos había disminuido dramáticamente. Estaba en proceso de pena; mi autoestima estaba baja todo el tiempo; mi energía también lo estaba. No sabía cómo alguna vez podría desenmarañarme de esa pesadilla. Pero así sucedió. Lenta, gradualmente, con la ayuda de un Poder Superior, sobrevino la gobernabilidad y remplazó al caos.”
“Empecé por no gastar más de lo que ganaba. Le pagué a algunos deudores, poco a poco. Dejé ir lo que no podía hacer y me concentré en lo que sí podía.”
“Ahora han pasado ocho años. Estoy libre de deudas, lo cual nunca imaginé posible. Estoy viviendo cómodamente, con dinero en el banco. Mi crédito ha sido restaurado de nuevo y tengo la intención de mantenerlo así.”
 “No estoy dispuesta a perder otra vez mi salud y seguridad financieras, por amor o por alcoholismo. Con la ayuda de Dios y de los Doce Pasos, no tendré que hacerlo”
 Un día a la vez podemos ser restaurados en la recuperación, mental, emocional, espiritual, física y económicamente. Las cosas pueden empeorar antes de mejorar, porque por fin estamos afrontando la realidad en vez de estarla esquivando. Pero una vez que tomamos la decisión de asumir nuestra propia responsabilidad económica, ya estamos en camino.

Dios mío, ayúdame a recordar que lo que parece hoy sin esperanza, a menudo se puede resolver mañana, aunque no podamos ver la solución. Si he permitido que los problemas de otros me dañen económicamente, ayúdame a reparar y a restaurar mis límites acerca del dinero, y de lo que estoy dispuesto a perder. Ayúdame a entender que no tengo por qué permitir la irresponsabilidad económica de nadie, ni que su adicción, enfermedad o problemas me dañen financieramente. Ayúdame a seguir con mi vida a pesar de mis actuales circunstancias económicas, confiando en que si estoy dispuesto a reparar daños y a ser responsable, las cosas se resolverán.